La fortaleza de la unión

La Junta Directiva, Padres de Familia, y Pacientes de la Asociación Guatemalteca de Hemofilia – ONG, por éste medio agradecen a: Sergio Haroldo Briones Díaz, por la creación del Himno “La Fortaleza de la Unión”.

A todos los que hicieron posible éste bello Himno, nuestro agradecimiento.

Letra

LA FORTALEZA DE LA UNIÓN

No existe noche sin final

La luz del día vendrá

Si ves la vida, con amor

A ti regresará

Esperar la mañana

Es tan frágil la vida

Que se escapa

Gota a gota, una simple herida

Nos puede, apagar

* Voz Hablada *

Mi vida es hoy, también mañana,

si a mi lado, estas

el amor es la respuesta

el factor clave en mi vida

es tu mano, tu mano amiga

Nunca es tarde, si a mi lado estas

*

Mirando un nuevo horizonte

La esperanza volvió

Ya no hay miedo, solo amor

Dame fuerzas

Para seguir

Esperar la mañana

Es tan fuerte la vida

Que se vive

Día a día, una mano amiga

Nos puede rescatar

Soñar, reír y vivir… soñar, estar a tu lado

Reír, soñar y vivir, seguir viviendo a tu lado

Soñar, reír y vivir… soñar, estar a tu lado

Reír, soñar y vivir, seguir viviendo a tu lado

Soñar, reír y vivir… soñar, estar a tu lado

Reír, soñar y vivir, seguir viviendo a tu lado

* Voz hablada *

Vamos juntos aprendiendo a vivir

Aprendiendo a soñar

A compartir

A ver la vida con amor.

Biografía del Autor

Estudios de Arquitectura: Universidad de San Carlos de Guatemala – 1993. Festival del Centro Histórico – Miembro de Arte Urbano – 1998. Licenciatura en Letras – Universidad de San Carlos de Guatemala – 2000. Taller de Creación Literaria – Habana Cuba – 2005.

Publicaciones:

  •  Convergencia. extractos y Razones (agosto de 1998)· Extractos de poesía.
  • 100% Estéreo. La cacofonía de la ciudad (Noviembre 2000)
  • Estación Marginalia. Esbozos de una construcción imposible (ensayo, 21 de Agosto· 2003)
  • Revista del Festival del Centro Histórico (2006)
  • Periódico de la Universidad de San Carlos de Guatemala (2006)
  • En proceso de publicación: CARTAS REZAGADAS. Editorial Letra Negra, prólogo Javier Payeras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *